sábado, 12 de julio de 2014

NIKON S: EL COMIENZO DEL ÉXITO ( I I )

Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza


La Nikon S de 1951 supuso el punto de inflexión en la historia de Nippon Kogaku (rebautizada como Nikon Corporation en 1988) en particular y de la industria fotográfica japonesa en general, pese a ser claramente superada por los modelos siguientes de cámaras telemétricas de la empresa fabricados durante la década de los cincuenta: 

- Nikon S2 de 1954 que incorporaba un visor de mayor tamaño con magnificación 1.0x y marco brillante - el visor con manificación 0.60x de la Nikon S carecía de marco de encuadre-, superiores materiales constructivos  - aluminio troquelado en vez de fundido en molde de arena como la Nikon S- , menor peso - la Nikon S está construida como un tanque- , una mayor base efectiva de telémetro, palanca de avance de película, manivela de rebobinado, velocidad máxima de obturación aumentada a 1/1000 seg, dial de velocidades de sincronización de flash hasta 1/1000 seg y otras mejoras, además de ser la primera Nikon telemétrica totalmente rediseñada para albergar película de 24 x 36 mm, etc.

- La extraordinaria Nikon SP de 1957. Considerada la mejor cámara telemétrica de 35 mm de la historia junto con la Leica M3, dotada de un soberbio ocular del visor con magnificación 1x que posee carácter dual y alberga en su interior un VF situado a la derecha, con magnificación 1x optimizada para el enfoque muy preciso con objetivos de 50, 85, 105 y 135 mm - así como líneas luminosas de encuadre para todos ellos y corrección automática de paralaje a todas las distancias-  y otro VF de magnificación 0.4x y tipo Albada, optimizado para uso con objetivos de 35 mm - con marca luminosa de encuadre- y 28 mm - cuya demarcación de cobertura está formada por los límites de este visor 0.4x auxiliar también integrado en el cuerpo de cámara- , obturador con cortinillas de titanio, marcas de encuadre luminosas y modificables para objetivos entre 28 mm y 135 mm, ventana indicadora de la velocidad de sincronización de flash elegida, contador de fotogramas con sistema de autoreajuste e indicador del tipo de película utilizada.

- Las Nikon S3 de 1958 y Nikon S4 de 1959.

Nikon S, la cámara que marcó el inicio de la expansión internacional de la industria fotográfica japonesa. Aquí aparece con el objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4.

Y las razones de ello fueron varias: 

A) Tras constatar Horace Bristol (fotógrafo de Life)  la gran calidad de imagen que daba un objetivo Nikkor-P.C 8,5 cm f/2 que le había mostrado Miki Jun (corresponsal local en Japón de Life ) a principios de Mayo de 1950, el fotógrafo californiano fue a ver a David Douglas Duncan (también fotorreportero de Life) que quedó igualmente muy sorprendido al observar el muy buen poder de resolución y soberbio contraste para la época que conseguía dicho objetivo, por lo que tras probar el mencionado 
Nikkor P.C 8,5 cm f/2 así como un Nikkor-S.C 5 cm f/1.5 que también les fascinó) decidieron ir a la fábrica Nippon Kogaku en Ohi, Tokyo a mediados de Mayo 1950, acompañados por Jun Miki, siendo recibidos por el Dr. Masao Nagaoka, Presidente de Nippon Kogaku. 

Aquello fue toda una revelación para los fotógrafos de Life, que realizaron exhaustivos tests particulares y confirmaron que el Nikkor-P.C 8,5 cm f/2 era superior en resolución y contraste al Zeiss Sonnar 8,5 cm f/2, mientras que el Nikkor-S.C 5 cm f/1.5 se aproximaba mucho a la resolución del Carl Zeiss Jena 5 cm f/1.5, superándole en contraste.

Asimismo, verificaron que los objetivos japoneses Nippon Kogaku conseguían una mejor calidad de impresión sobre las revistas ilustradas, gracias a su mayor contraste que los Carl Zeiss y Leitz de alta luminosidad existentes en ese momento, algo muy importante para ambos fotoperiodistas, por lo que rápidamente cambiaron sus objetivos Leica de rosca (David Douglas Duncan) y Carl Zeiss (Horace Bristol) por los japoneses Nippon Kogaku en montura de rosca LTM39 y de bayoneta Contax respectivamente para sus Leica IIIc y Contax II.


El 27 de Junio de 1950, David Douglas Duncan, procedente de Fukuoka (ciudad al sur de Japón) fue el primer fotógrafo que hizo fotografías de la Guerra de Korea equipado con dos Leicas IIIc, una acoplada a un Nikkor-S.C 5 cm f/1.5 y otra acoplada a un Nikkor-Q.C 13,5 cm f/4, ambas fabricadas por Nippon Kogaku con montura de rosca LTM39.

Cuando David Douglas Duncan envió sus negativos originales de película de blanco y negro 100 ASA Eastman Kodak Super-XX revelados con DK-20 en Japón a la oficina principal de
Time Life Inc. en Nueva York y realizaron las pruebas de fotomecánica con las placas de medio tono, se produjo una conmoción, ya que aportaban un contraste y percepción visual de nitidez excelentes y superaban en calidad de impresión en el lujoso papel de la revista Life a todas las fotografías hechas con cámaras de 35 mm y dicha emulsión monocroma que habían manejado con anterioridad.

Esto era muy importante, ya que el Kodak Super-XX era en ese momento la película de blanco y negro fotoperiodística por excelencia, con su muy alta sensibilidad para la época de ASA 100, que permitía poder salvar muchas fotos disparando a pulso con luz ambiente y ópticas muy luminosas, a diferencia del Kodak Panatomic-X, referente en poder de resolución y ausencia de grano, pero cuya muy baja sensibilidad de ASA 32 no era apropiada para su uso en fotoperiodismo ágil y dinámico con cámaras telemétricas de 35 mm. 

La noticia se difundió con rapidez, potenciada además por extensos artículos aparecidos en la revista Modern Photography y el New York Times (que publicó el 10 de Diciembre de 1950 un extenso informe realizado por Hank Walker sobre la Nikon S y el creciente uso de objetivos Nippon Kogaku por fotoperiodistas profesionales durante la Guerra de Korea) así como Life y el número anual de la revista US Camera de 1951, con fotografías de David Douglas Duncan hechas con las mencionadas ópticas japonesas, además de la foto de portada de la revista Life de 10 de Septiembre de 1951 en tamaño 26,8 x 35,6 cm del Primer Ministro japonés Shigeru Yoshida con impresionante poder de resolución y contraste, realizada por Jun Miki con su Nikon IIIf y objetivo Nikkor-P.C 8,5 cm f/2.


This is War! A Photo-Narrative of the Korean War, profusamente ilustrado con fotografías hechas por David Douglas Duncan durante la Guerra de Korea con su Leica IIIc y objetivos Nikkor-S.C. 5 cm f/1.5, Nikkor-P.C 8,5 cm f/2 y Nikkor-P.Q 13,5 cm f/3.5 se convirtió desde prácticamente el momento de su aparición en un libro de referencia en la Historia del Fotoperiodismo y realzó todavía más si cabe durante décadas el gran prestigio internacional de los objetivos fabricados por Nippon Kogaku para sus cámaras telemétricas de serie S así como para las Leicas de rosca y Contax II con montura específica LTM39 o de bayoneta respectivamente.

Elló confirió a Nippon Kogaku un enorme prestigio internacional, aderezado por el hecho de que los excelentes para la época objetivos de la empresa fotográfica japonesa tenían un precio notablemente inferior al de los Zeiss y Leitz en las focales y luminosidades equivalentes.

De este modo, muchos fotógrafos que cubrían la Guerra de Korea cambiaran rápidamente sus objetivos Zeiss con bayoneta Contax o Leitz de rosca por los Nikkor de Nippon Kogaku.



Anuncio de la Nikon S y sus objetivos Nikkor de alta luminosidad a página completa en la revista Popular Photography en 1951. El titular The Nikon 35 mm Embodies the Best Features of the Most Expensive Miniatures  sintetizaba el aspecto clave en la génesis de la Nikon S: Nippon Kogaku había creado una cámara telemétrica formato 24 x 36 mm que aunaba las mejores cualidades de las cámaras Contax II y Leicas de rosca, con el beneficio añadido de que sus ópticas Nikkor superaban en rendimiento óptico en el centro y sobre todo en contraste a las focales equivalentes con idénticas aberturas máximas de diafragma de ambas famosas marcas alemanas, y a un precio mucho más bajo. Destaca también el hecho de que todavía en 1951 se denominaba cámaras miniatura a las que utilizaban película de 35 mm, ya que durante la década de los cincuenta aún eran muy abundantes los fotógrafos profesionales que utilizaban cámaras Speed Graphic de gran formato 4 x 5 (10 x 12 cm) y Rolleiflex de formato medio 6 x 6 cm. 

A ello hay que añadir el enorme ingenio e intuición de los ingenieros mecánicos de Nippon Kogaku, que añadieron al obturador plano focal de recorrido horizontal de la Nikon S (cuyas cortinillas estaban hechas con seda Habutai encauchutada en ambas superficies, a inspiración del que equipaba a las Leicas de rosca, diseñado por Ludwig Leitz y cuyas cortinillas estaban hechas de tela de seda) un diente de cortinilla trasera asentado en un cojinete de bolas cuya suavidad de rotación demostró ser muy eficaz para el perfecto funcionamiento de la cámara incluso a temperaturas de -30º C. 

Se produjo además otro hecho que catapultó todavía más si cabe la fama de Nippon Kogaku: Carl Mydans (extraordinario fotógrafo de Life), usuario de Contax II, fue enviado a la Guerra de Korea para complementar con David Douglas Duncan la cobertura de la retirada estratégica de las tropas norteamericanas al perímetro defensivo de Pusan, y Douglas Duncan insistió a Mydans en que adquiriera objetivos Nikkor para su cámara telemétrica alemana de 35 mm.

En Julio de 1950, Carl Mydans visitó la fábrica Nippon Kogaku en Ohi (Tokyo) y compró un Nikkor-P.C 8,5 cm f/2 y un Nikkor-Q.C 13,5 cm f/3.5, ambos en montura Contax, a los que se modificó la sección de acoplamiento al telémetro, y en 1951 cambiaría su Contax II (cámara de superior nivel cualitativo, mucho mayor base efectiva de telémetro y magnificación de visor 1x en vez de 0.60x) por una Nikon S, ya que esta última era robustísima, con un obturador de mucha mayor fiabilidad, ópticas que daban una mayor calidad de imagen y una asombrosa capacidad de funcionamiento prolongado sin problemas bajo condiciones climáticas extremas.


Dichos factores hicieron que otros grandes fotógrafos enviados por Life a la Guerra de Korea, como Hank Walker (cobertura de la invasión de Incheon), Margaret Bourke-White (cobertura de las operaciones contra unidades guerrilleras tras la línea del frente durante la fase de estancamiento del conflicto), Michael Rougier (cobertura de la visita de D.W. Eisenhower) se decantaran también por la Nikon S y objetivos Nikkor.

Incluso, Max Desfor, fotógrafo de AP usuario de cámara Speed Graphic de gran formato 4 x 5 (10 x 12 cm) que también cubrió la Guerra de Korea, compró en Japón una cámara Nikon S y varios objetivos Nikkor, utilizando la cámara Nippon Kogaku como segundo cuerpo, lo cual no deja de ser muy relevante, ya que entre 1950 y 1953 la mayoría de fotógrafos profesionales que cubrieron el conflicto de Korea (sobre todo los de Associated Press como George Sweers, James Martenhoff, Gene Herrick, Jim Pringle, Fred Waters, E.N. Johnson, William Straeter, John Randolph o el propio Max Desfor) usaron cámaras de gran formato Speed Graphic 4 x 5 (10 x 12 cm) con objetivo Kodak Ektar 127 mm f/4.7 o Raptar Wollensak 135 mm f/4.7 y película Kodak Super-XX ASA 100 o Kodak Plus-X ASA 50 de superficie 13 veces mayor que la de esas dos mismas emulsiones en formato 24 x 36 mm que fueron utilizadas durante la Guerra de Korea por los fotógrafos que llevaron cámaras de 35 mm (Leicas IIIc y IIF, Contax II y Nikon S 24 x 34 mm) con objetivos Nikkor fabricados por Nippon Kogaku.


B) Los diseñadores ópticos de Nippon Kogaku habían estudiado concienzudamente tanto los objetivos ultraluminosos Carl Zeiss Jena Sonnar 5 cm f/1.5 y Carl Zeiss Jena Sonnar 8,5 cm f/2 sin revestimiento antirreflejo para formato 35 mm previos a la II Guerra Mundial creados por el genio Ludwig Bertele en 1932 y 1933 como los objetivos de posguerra de idéntica fórmula óptica pero dotados con revestimiento antirreflejo T Carl Zeiss Jena Sonnar 50 mm f/1.5, Carl Zeiss Jena Sonnar 85 mm f/2 (fabricados ambos en Alemania Oriental) y los Zeiss Opton Sonnar 50 mm f/1.5 y Zeiss Opton Sonnar 85 mm f/2 (fabricados en Alemania Federal, en la ciudad de Oberkochen) y decidieron optimizar al máximo posible el contraste de sus nuevas ópticas para formato 24 x 34 mm y 24 x 36 mm, aplicando criterios pragmáticos de reducción de costes al máximo posible, potenciación de la facilidad de producción, reducción al máximo posible de los elementos ópticos no sólo sin disminuir la calidad sino incluso aumentándola, que se anticiparon aproximadamente dieciocho años a decisiones conceptuales realistas de diseño óptico conforme a circunstancias de mercado que hubo de implementar Walter Mandler en 1969 en la fábrica Leitz de Midland, Ontario (Canadá) con el Summicron-R 50 mm f/2 para Leicaflex, cuya fórmula óptica redujo a 6 elementos (en vez de siete), mejorando a la vez el contraste, sobre todo a f/2, y aumentando la calidad de imagen con respecto al diseño precedente. 

Nikkor-S.C 5 cm f/1.4, el primer objetivo standard fabricado en el mundo con dicha máxima abertura de diafragma. Fabricado entre finales de 1950 y 1962, se vendieron nada menos que 100.000 unidades, una cifra muy significativa para la época, y sustituyó al Nikkor-S.C 5 cm f/1.5 también de 7 elementos en 3 grupos y 12 palas de diafragma, que fue lanzado al mercado en Mayo de 1950 y sería la óptica standard Nikkor utilizada por David Douglas Duncan desde finales de Junio de 1950 durante la Guerra de Korea.
La fabricación por Nippon Kogaku de estos dos objetivos standard de 50 mm así como el Nikkor P.C 8,5 cm f/ 2 sólo cinco años después del final de la II Guerra Mundial en la que Japón había quedado arrasado y utilizando parámetros de trabajo artesanal manual con muy escasos medios económicos y materiales, constituye una de las mayores proezas en la Historia de la Fotografía. 

Pese a que desde 1918 poseía hornos experimentales de fundición de cristal para la obtención de vidrios ópticos y una máquina Naxos-Union de pulido de elementos ópticos adquirida en Alemania en 1922, e incluso había creado una instalación de investigación de vidrio óptico en una de las zonas de sus instalaciones en Ohi (Shanagawa, al sur de Tokyo) en 1923, a finales de los años cuarenta y durante los cuatro primeros años de la década de los cincuenta, Nippon Kogaku, plenamente consciente de que no tenía los recursos económicos, técnicos, maquinaria moderna, ordenadores ni vidrios ópticos que aunaran muy altos índices refractivos y baja dispersión cromática para poder conseguir con un aceptable coste de producción una alta uniformidad de muy elevado rendimiento en cuanto a poder de resolución y contraste en el centro, bordes y esquinas a todos los diafragmas y distancias de enfoque (lo cual no sería posible hasta 1956 con la aparición  del Summicron-M 50 mm f/2 Dual Range de 7 elementos -cuatro de ellos LaK9- en 5 grupos y el Asahi Pentax Auto-Takumar 55 mm f/1.8 de 6 elementos en 5 grupos con montura de rosca M42 en 1958 - aunque éste último con menor contraste que el Nikkor-S.C 5 cm f/1.5, Nikkor S.C 5 cm f/1.4 y Nikkor P.C 8,5 cm f/2 -) optó por aplicar un criterio práctico y lograr plena operatividad en sus objetivos Nikkor f/1.5, f/1.4, f/2 y f/3.5 a plena abertura con una calidad de imagen aceptable que se transformaba en soberbia para la época al diafragmar dos puntos, priorizando además del contraste la resolución en el centro y utilizando un monorrevestimiento antirreflejo de muy alta calidad y tonalidad azul que era la cúspide evolutiva de una amplia gama de revestimientos que Nippon Kogaku llevaba fabricando desde mediados de los años veinte en diferentes instrumentos ópticos de gran calidad para la Marina Imperial Japonesa y que habían convertido a la empresa óptica con sede en Ohi (Shinagawa, Tokyo) desde mediados de los años cuarenta en el referente mundial en esta faceta (por delante incluso de los revestimientos simples T de Carl Zeiss basados en los principios fundamentales de Alexandr Smakula que habían sido desarrollados en secreto durante la II Guerra Mundial), si bien únicamente se habían aplicado en dispositivos ópticos de tamaño grande para la Flota Imperial Japonesa, especialmente los fabricados para periscopios de submarinos, enormemente resistentes a las condiciones ambientales más adversas y cuyas fórmulas evolucionadas fueron utilizadas en los elementos ópticos de los objetivos Nikkor a partir de 1948, por lo que  hoy en día los monorrevestimientos antirreflejo de la inmensa mayoría de objetivos fotográficos para formato 24 x 36 mm fabricados a finales de los años cuarenta y década de los cincuenta por Nippon Kogaku se hallan normalmente en muy buen estado, más de sesenta años después de su creación.

A ello hay que añadir el enorme ingenio e intuición de los ingenieros mecánicos de Nippon Kogaku, que añadieron al obturador plano focal de recorrido horizontal de la Nikon S (cuyas cortinillas estaban hechas con seda Habutai encauchutada en ambas superficies, a inspiración del que equipaba a las Leicas de rosca, diseñado por Ludwig Leitz y cuyas cortinillas estaban hechas de tela de seda) un diente de cortinilla trasera asentado en un cojinete de bolas cuya suavidad de rotación demostró ser muy eficaz para el perfecto funcionamiento de la cámara incluso a temperaturas de -30º C. 

Y todo ésto tiene un mérito enorme, ya que entre 1946 y mediados de los años cincuenta, Nippon Kogaku tuvo que trabajar con muy escasos medios económicos y poco menos que permanente carencia de materiales, lo cual compensaron a base de gran experiencia óptica, 

Un objetivo Nikkor es examinado por un experto operario japonés en el interior de la fábrica Nippon Kogaku en Ohi (Tokyo) el 5 de Enero de 1952. © Photo AP Bob Schutz 

impresionante capacidad de trabajo manual en gran medida artesanal unidad por unidad y aprendizaje, inventiva a raudales, aprovechamiento integral de los pocos recursos disponibles y máxima utilización del gran conocimiento óptico adquirido durante aproximadamente veinticinco años fabricando todo tipo de instrumentos ópticos y componentes óptico-mecánicos de muy alta calidad para la Marina Imperial Japonesa.

Los japoneses, grandes admiradores de la industria fotográfica alemana (sobre todo de Carl Zeiss y Leica, sus dos empresas más destacadas), habían iniciado en gran medida su andadura en el sector fotográfico a partir de 1929 cuando Kakuya Sunayama se convirtió en el diseñador óptico clave de la firma con sede en Ohi (Tokyo) tras la experiencia adquirida (con respecto a formulación de objetivos para cámaras fotográficas, tallado y pulido de elementos ópticos, ensamblajes mecánicos, etc) en contacto con siete expertos diseñadores ópticos e ingenieros mecánicos de Zeiss que habían sido contratados por Nippon Kogaku en 1921 y permanecieron en Japón durante cinco años, sobre todo el ingeniero y diseñador óptico Heinrich Acht (que prolongaría su estancia en Japón hasta 1928), todo ello complementado por un periplo europeo de aprendizaje realizado por Sunayama en la segunda mitad de 1928 y principios de 1929, durante el que visitó la fábrica Leitz de Wetzlar, varias instalaciones de Zeiss, las instalaciones Taylor-Hobson en Leicester (Inglaterra) y algunas fábricas ópticas de Holanda y Francia, contemplando in situ diferentes técnicas de fabricación de objetivos, materiales utilizados, sistemas de producción en serie, controles de calidad, etc. 


C) La creación del Laboratorio para Instrumentos Ópticos de Precisión por Saburo Uchida, Takeo Maeda y Goro Yoshida en Noviembre de 1933 había tenido como resultado tanto la primera cámara telemétrica japonesa de 35 mm, el prototipo Kwanon de 1934, como la Hansa Canon Standard Model de 1935, inspiradas en la Leica II (Model D) de 1932.

La Hansa Canon Standard Model de 1935 llevaba un sistema óptico de visor integrado con un telémetro de coincidencia, una montura para ópticas intercambiables (obra del ingeniero mecánico Eiichi Yamakana) y un objetivo standard Nikkor 50 mm f/3.5 (obra de Kakuya Sunayama) que habían sido diseñados y fabricados por Nippon Kogaku, a quien la empresa Seiki Kogaku - futura Canon- había pedido ayuda, lo cual había potenciado notablemente la imagen de la empresa de Ohi (Tokyo) desde mediados de los años treinta, de tal manera que tras fabricar Nippon Kogaku su primera cámara para formato 24 x 32 mm Nikon I en 1948 y las Nikons M y M Sync en 1950, la llegada de la Nikon S (cuya montura de bayoneta es muy similar a la de la Hansa Canon) supuso la plena consolidación de la división de cámaras y objetivos de la firma.

D) Los telémetros en sinergia con la artillería principal y secundaria del superacorazado Yamato, cuya construcción fue encargada por la Marina de Guerra Japonesa a Nippon Kogaku a principios de 1937.

El más grande de ellos, cuyo tamaño era de 15 m, estaba ubicado en la zona superior del puente de mando en forma de superestructura de pagoda


y fue con diferencia el estado del arte en óptica a nivel mundial en este tipo de instrumentos de alta precisión, siendo capaz de conseguir que este navío, el más potente de su tipo jamás construido, pudiera hacer blanco y hundir barcos de guerra enemigos a 40 kilómetros de distancia con su artillería naval principal formada por tres torres con cañones de 18 pulgadas (46 cm), dos a proa y una a popa, cada una de las cuales albergaba a su vez un telémetro de 15 metros (cuyos extremos sobresalen a ambos lados de cada una de dichas torres) que permitía seguir teniendo soluciones de tiro independientes con la máxima precisión si durante el combate resultaba dañado el telémetro de 15 metros ubicado en lo alto de la estructura de pagoda del puente de mando.


El sistema de elementos y grupos ópticos de este enorme telémetro (cuyas especificaciones fueron mantenidas en el más absoluto secreto hasta el hundimiento del Yamato por la fuerza aeronaval norteamericana el 7 de Abril de 1945 durante su aproximación a Okinawa y también hasta hoy en día) era avanzadísimo para la época, de gran complejidad técnica y obtenía una altísima precisión - que compensaba la inferioridad del sistema de radar del buque insignia de la Armada Japonesa con respecto al sistema electrónico de control de tiro de artillería principal MK 38 GFCS guiado por radar que llevaban los acorazados norteamericanos de tipo Iowa- , complementado por otro telémetro de 10 metros, ubicado justo tras la gran chimenea del superacorazado, también de extraordinario nivel óptico y que dirigía el tiro de cada una de las dos torres de artillería secundaria dotadas con tres cañones de 155 mm, cada una de las cuales albergaba a su vez un telémetro de 7,5 metros. 

Tras el final de la II Guerra Mundial en Septiembre de 1945, y pese a que todos los planos existentes del superacorazado Yamato (incluídos los de su sistema óptico de dirección de tiro dotado con los dos mencionados fabulosos telémetros de 15 y 10 metros, así como los otros tres de 15 metros y dos de 7,5 metros) fueron destruidos, todo el impresionante know-how y experiencia óptica adquiridos durante el desarrollo de los mismos así como los revolucionarios avances en ingeniería de precisión óptico-mecánica introducidos en sus prismas estaban en la cabeza de varios expertos de Nippon Kogaku que habían colaborado en su desarrollo y que utilizaron pocos años después algunos de los recursos técnicos estrenados en ellos - reduciéndolos a escala miniaturizada- para la génesis de los telémetros de las cámaras telemétricas Nippon Kogaku a partir de 1948, con muchas limitaciones presupuestarias (era imposible crear cámaras con base efectiva de telémetro tan sumamente ancha como la Contax II y una magnificación de visor de 1x que habrían disparado el coste de producción en serie) que obligaron en un principio a diseñar telémetros de buena precisión pero sencillos y no muy caros de construir - con una base efectiva moderada y magnificación de visor 0.60 x- para las Nikon I (1948), Nikon M y M Sync (1950) y Nikon S (1951), pero tras el comienzo del gran aumento internacional de ventas a partir de 1953 y la obtención de un importante cash flow, se creó en 1954 la Nikon S2 muy superior a la Nikon S y dotada de un telémetro de mayor base efectiva y una magnificación de visor de 1x.

Tres años después, en 1957, un porcentaje aún mayor del caudal de conocimientos adquiridos durante el desarrollo de los dos telémetros del Yamato fue miniaturizado y transferido al extraordinario sistema de visionado de la Nikon SP dotada de un excelente telémetro de amplia base efectiva y un visor de gran calidad y complejidad dotado con magnificación 1x y que incorpora 28 elementos ópticos, ubicado en la zona derecha del ocular, con marcas luminosas de encuadre para objetivos de 50, 85, 105 y 135 mm (que son seleccionados por el fotógrafo girando el dial grande con fondo negro y cifras 5, 8.5, 10.5 y 13.5 ubicado en la zona superior izquierda de la cámara alrededor de la rueda de la manivela de rebobinado) dotadas con corrección automática de paralaje, y un segundo visor separado, de tipo Albada, de menor magnificación  - 0.4x - y que se encuentra en la zona izquierda del ocular, cuya pequeña ventana indica tal cual el encuadre de 28 mm, además de incorporar una marca luminosa que delimita el área de imagen cubierta por un objetivo de 35 mm - sin corrección automática de paralaje -, con lo que la Nikon SP permite la utilización muy precisa, sin necesidad de visores externos independientes, de nada menos que seis focales: 28, 35, 50, 85, 105 y 135 mm.  

E) El carácter visionario de Joe Ehrenreich, Presidente de Ehrenreich Photo-Optical Industries (EPOI), que en 1953 llegó a un acuerdo con Nippon Kogaku Tokyo y comenzó a importar la Nikon S y objetivos Nikkor de alta luminosidad a Estados Unidos, realizando una labor infatigable junto con su equipo formado por Herbert Sax (hombre de gran experiencia en control de calidad de equipos fotográficos) y Joseph K. Abbot (gran experto en finanzas y marketing), dando a conocer la marca y consiguiendo grandes cifras de ventas, de tal manera que entre 1951 y 1955 se vendieron a nivel mundial un total de 37.000 cámaras Nikon S (una cifra muy importante para la época), siendo Estados Unidos el país en el que se adquirieron más unidades.

Ehrenreich se dio cuenta desde el principio de que la relación calidad/precio de las cámaras y objetivos fabricados por Nippon Kogaku era en esos momentos virtualmente imbatible (a partir de 1954 la formidable Leica M3 asociada al nuevo Summicron-M 5 cm f/2 se convertiría en el referente cualitativo óptico-mecánico, pero a un precio muy superior al de las Nikons telemétricas) y percibió las inmensas posibilidades de futuro de tales productos japoneses, sobre todo entre los fotógrafos profesionales, hasta el punto de que potenció enormemente el concepto de apoyo y asesoramiento post-venta a los compradores por parte de la empresa, estableció centros en los estadios importantes de distintos deportes en los que EPOI prestaba teleobjetivos Nikkor, e incluso viajaba a Japón dos veces al año para informar a los directivos de Nippon Kogaku sobre las mejoras sugeridas por los fotorreporteros profesionales con los que estaba permanentemente en contacto.  

F) Robert Capa llevaba colgada sobre su pecho una cámara Nikon S con objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 con la que hizo aproximadamente a las 14:55 h del 24 de Mayo de 1954 


su última fotografía en color con película Kodachrome K-11 ISO 12 cuando se hallaba avanzando a unos 3 kilómetros de Tahn Né, provincia de Thai Binh (Vietnam) con una columna francesa en retirada, pocos segundos antes de morir al pisar una mina, y en la que se aprecia a diecisiete soldados de la columna francesa (uno de ellos, ubicado a la izquierda de la imagen, lleva una radio de campaña, mientras que el ubicado a la derecha más próximo a la cámara tiene un detector de minas), mientras al fondo, ligeramente a la derecha de la imagen se vislumbra un tanque.

Capa había sido invitado a Japón por la editorial Mainichi en Abril de 1954 para que hiciera fotos con las que ilustrar una nueva revista que iban a lanzar, lo cual aprovechó Nippon Kogaku para entregarle cinco cámaras Nikon S y quince objetivos, así como abundantes rollos de película en color de 35 mm, para que pusiera todo el material a prueba, lo cual hizo, realizando sobre todo fotografías de niños, hasta que Charles Raymond Macklan, editor gráfico de Life, le pidió que fuera a cubrir la Guerra de Indochina entre Francia y el Vietminh durante cuatro semanas en sustitución de Howard Sochurek. 

En el momento de la explosión, Capa llevaba dos cámaras, una Contax IIa con objetivo Carl Zeiss Jena 5 cm f/2 con la que hace la última foto de su vida, en blanco y negro, justo antes de morir, y la mencionada Nikon S con objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 que salió volando a varios metros de distancia.


The Complete Nikon Rangefinder System, obra de referencia escrita por Robert Rotoloni, gran autoridad en el sistema telemétrico Nikon y Presidente de la Nikon Historical Society. Este extraordinario libro, editado en 2007, es el fruto de más de 30 años de trabajo y fue lanzado al mercado 25 años después de la primera edición de 1982. Consta de nada menos que 548 páginas e incluye 1350 ilustraciones en blanco y negro y 24 páginas con imágenes en color realizadas por el fotógrafo Tony Hurst. Es sin duda una obra indispensable para todo aquel entusiasta de la fotografía que desee profundizar en el conocimiento de la fascinante historia de Nippon Kogaku así como de sus cámaras, objetivos y accesorios.


© Texto y Fotos José Manuel Serrano Esparza

El autor desea expresar su agradecimiento a Mariano Pozo Ruiz, que prestó amablemente su cámara Nikon S para la realización de las fotografías que ilustran este artículo.

lunes, 7 de julio de 2014

NIKON S: EL COMIENZO DEL ÉXITO

Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza


Nikon S con objetivo Nikkor- S.C 5 cm f/1.4 dotado con recubrimiento de bella tonalidad azul. Esta fue la cámara con la que la gran empresa fotográfica japonesa con sede en Tokyo inició en 1951 su meteórica progresión internacional con grandes éxitos de ventas.

Tras la aparición de la Nikon I formato 24 x 32 mm en 1948 y las Nikon M y M Synchro formato 24 x 34 mm en 1949 y 1950, Nippon Kogaku (empresa fundada en 1919 mediante la fusión de los tres fabricantes de instrumentos ópticos más importantes de Japón) lanzó al mercado a principios de 1951 una nueva cámara: la Nikon S, con la que poder intentar competir por vez primera con las cámaras telemétricas formato 24 x 36 mm Leica en montura de rosca así como con las Contax II y IIa  mediante los siguientes parámetros básicos:


- Conseguir con unos recursos económicos muy limitados (sólo habían transcurrido séis años desde el final de la II Guerra Mundial en 1945 en la que la inmensa mayoría de instalaciones industriales y fábricas japonesas habían sido arrasadas, por lo que el país se hallaba todavía en fase de reconstrucción) el máximo nivel constructivo posible, superior al de las Nikon I, Nikon M y Nikon M Sync, enteramente metálico, de notable robustez y con gran fiabilidad de funcionamiento, incluso bajo las condiciones climáticas más extremas.

- Obturador plano focal de recorrido horizontal fabricado en tela, inspirado en los de las Leicas de rosca montura LTM39 y con una intensidad sonora también muy baja, casi imperceptible, al apretar el botón liberador del mismo. Aunque evidentemente el aspecto externo de la Nikon S es en gran medida un clon de la Contax II, sus componentes mecánicos internos son en muy elevado porcentaje fruto de la creatividad y tenacidad de los ingenieros japoneses de Nippon Kogaku, que optaron por incorporar un obturador que seguía la estela de las clásicas Leicas de rosca, cuya fiabilidad de funcionamiento y duración con el paso del tiempo era superior al mucho más complejo obturador metálico planofocal de recorrido vertical de la Contax II. 

- Preservación del formato 24 x 34 mm (coincidente con el de las Nikon M y M Synchro y 2 mm mayor que el de la Nikon I). 

- Reducción al máximo posible del coste de producción sin disminuir la calidad, a través de la participación de una cantidad lo menos numerosa viable de especialistas muy cualificados con muchos años de experiencia, capaces cada uno de ellos de realizar diferentes tareas tanto en el ámbito óptico como mecánico.

- Contactos para sincronización de flash en forma de cuatro cavidades (dos para velocidades rápidas entre 1/30 seg y 1/500 y dos para las lentas entre 1 seg y 1/8 seg) ubicadas en el borde superior izquierdo del cuerpo de la cámara.

- Objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 de gran luminosidad como óptica fija en lugar del Nikkor 50 mm f/3.5 y Nikkor H.C 5 cm f/2 que habían llevado las Nikon 1, Nikon M y Nikon M Red Sync.

- Una relación calidad/precio lo más competitiva posible.


- Visor con magnificación 0.6 x (la misma que la de la Konica Hexar RF lanzada al mercado cuarenta y ocho años después, en 1999) y combinado con el telémetro - sencillo pero de buena precisión- en una ventana única, al igual que en la Zeiss Ikon Contax II y IIa. Obviamente, tanto la magnificación del visor como la base efectiva del  telémetro distaban del de las Zeiss Ikon Contax II y IIa en las que la Nikon S está fuertemente inspirada, pero no había más remedio con vistas a la reducción de costes, además de que se buscaba sobre todo una cámara optimizada para uso con objetivos de 35 y 50 mm, aunque también podía ser utilizada con los excelentes  Nikkor P.C. 8,5 cm f/2, Nikkor S.C 8,5 cm f/1.5 y Nikkor-Q.C 13,5 cm f/3.5, que fueron junto con el Nikkor S.C 5 cm f/1.4 los objetivos que realmente catapultaron a Nikon a la fama internacional tras ser utilizados por los fotógrafos Jun Miki (en montura LTM39 sobre Leica IIIf), David Douglas Duncan (en montura LTM39 sobre Leica IIIc) y Horace Bristol (con montura Contax sobre su Zeiss Ikon Contax II) durante la Guerra de Korea a partir de 1950.


La belleza de líneas de la Nikon S es ciertamente espectacular y ofrece un aspecto que evoca a la Contax II (1936) y IIa (1950) creadas por Hubert Nerwin, Jefe de Diseño de Cámaras Fotográficas de Zeiss Ikon entre los años treinta y cincuenta.

No obstante, presenta muchas más diferencias con respecto a ella de lo que pudiera parecer, ya que su progenitor, Masahiko Fuketa, diseñador jefe de Nippon Kogaku, optó por crear una cámara telemétrica que intentara reunir rasgos de la Contax II (perfil octogonal que permite muy buen agarre por parte del fotógrafo, esquinas en ángulo, parte trasera extraíble, rueda de enfoque en la zona delantera derecha para uso con objetivos angulares y standard, diales de velocidades de obturación ubicados en el área superior y montura de bayoneta) y de las Leicas de rosca (obturador plano focal de recorrido horizontal también de tela encauchada en ambos lados, específicamente seda Habutae en la Nikon S), añadiendo muchos componentes internos y sistemas de engranajes y muelles de cosecha propia.

En otro orden de cosas, tras estudiar en profundidad las distancias de brida de montaje de la parte trasera de los objetivos al plano de película fotográfica de la Contax II y las Leicas de rosca LTM39 (34.85 mm y 28.80 mm respectivamente) se eligió la primera.

Y con respecto a la helicoidal de enfoque, su avance mecánico es idéntico al de las cámaras Contax II y IIa.


El panel superior de la Nikon S mirrorless con telémetro destaca por su minimalismo e inefable elegancia, con un nivel de mecanizado de las superficies metálicas y de los mandos y diales acanalados, verdaramente admirable, ya que se trata de un producto prácticamente de construcción artesanal 100% manual sometido a muy exhaustivos controles de calidad unidad por unidad.


En la mitad izquierda de dicho panel superior se aprecian la argolla metálica de gran resistencia para correa de transporte, las letras F y S indicadoras de la posición de cuatro cavidades para inserción de clavijas de cable de flash para su sincronización (F está ubicada sobre los dos orificios para velocidades de sincronización rápidas entre 1/20 y 1/500 seg, mientras que S se encuentra ubicada justo por encima de los dos orificios para velocidades de sincronización lentas entre 1 seg y 1/8 seg), el botón de rebobinado, la zapata de accesorios para inserción de diferentes visores y el mítico logotipo Nippon Kogaku Tokyo cincelado a mano con encomiable precisión. 


Detalle del botón de rebobinado y las letras F y S adyacentes respectivamente a los contactos para sincronización de flash a velocidades rápidas y lentas, separados por la robusta argolla para inserción de correa de transporte. Por su parte, en la zona inferior derecha de la imagen puede apreciarse el ocular del visor 0.60x integrado con el telémetro de coincidencia. 

Justo encima de la letra R vemos la rueda de enfoque heredada de las Contax II y IIa.

A su vez, en la mitad derecha se hallan el dial acanalado de velocidades de obturación rápidas entre 1/30 seg y 1/500 seg (bajo el cual se asienta el dial de velocidades lentas entre 1/20 seg y 1 seg + B, liso y de de mayor anchura), el botón liberador del obturador dotado de zócalo para la inserción de cable disparador, la pequeña palanca ubicada justo delante del botón liberador del obturador (y que dispone de dos modalidades de uso: con la flecha en posición “ A “ se hace avanzar la película formato 24 x 36 mm y con la flecha en posición “R” se rebobina el rollo de emulsión de paso universal), el contador automático de exposiciones, y concéntrico a él se encuentra el gran mando circular que arma el obturador y simultáneamente hace avanzar un fotograma la película de 35 mm. 

Para seleccionar la velocidad de obturación alta (entre 1/30 seg y 1/500 seg) que deseamos, lo primero que hay que hacer es armar el obturador girando hacia la derecha el mencionado mando circular acanalado de tamaño grande. Mientras hacemos ésto, observaremos que el dial superior acanalado de velocidades altas (ubicado a la izquierda del botón liberador del obturador) gira en sentido contrario a las agujas del reloj, igual que en las clásicas Leicas con montura de rosca LTM39. 

A continuación, se levanta ligeramente el dial superior acanalado - al igual que en las Leicas de rosca-  de velocidades altas (situado a la izquierda del botón disparador) y se gira hasta hacer coincidir el valor escogido con la punta de la flecha negra ubicada justo a la izquierda.

Para elegir una velocidad lenta concreta (entre 1/20 seg y 1 seg + B), lo primero que hay que hacer es poner el dial superior de velocidades rápidas en la posición de marca de color rojo 20-I, después de lo cual hay que asir con los dedos índice y pulgar de la mano izquierda el botoncito a modo de pequeña palanca integrada que sobresale del dial liso de mayor diámetro situado debajo hasta hacer que coincida con la punta de la mencionada flecha.

A destacar el hecho de que al apretar el botón disparador (tanto si estamos utilizando una velocidad rápida o lenta), el dial superior de velocidades rápidas gira hacia la derecha, del mismo modo que en las clásicas Leicas con montura de rosca, ya que la Nikon S (al igual que el resto de cámaras telemétricas Nippon Kogaku formato 24 x 36 mm) lleva un obturador plano focal de recorrido horizontal y fabricado en tela fuertemente inspirado en el mítico obturador totalmente mecánico y con cortinillas de tela de seda diseñado por Ludwig Leitz durante los años treinta, auténtico prodigio de trenes de engranajes, muelles y miniaturización integral de componentes (que había sido concienzudamente estudiado por los ingenieros japoneses desde mediados de los años treinta), con lo cual se optimiza al máximo la fiabilidad de funcionamiento y capacidad de aguantar un duro uso profesional durante muchas décadas.

No obstante, a diferencia de las Leica con montura de rosca (desde la Leica III de 1933 hasta la Leica IIIG fabricada entre 1956 y 1960) que llevaban el dial para velocidades de obturación lentas en la zona superior derecha de la parte frontal del cuerpo de cámara justo debajo de la letra R de la pequeña palanca de rebobinado, en la Nikon S


los técnicos de Nippon Kogaku decidieron la ubicación del dial de velocidades de obturación lentas (1/20 seg, 1/8 seg, 1/4 seg, 1/2 seg, 1 seg y T para exposiciones largas) bajo el dial de velocidades rápidas, en aras de una mayor comodidad de uso y facilidad de acceso para los fotógrafos.



Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 de 7 elementos en 3 grupos, 12 palas de diafragma y distancia mínima de enfoque de 90 cm.

Fabricado entre 1950 y 1962 con un peso de 152 gramos (versión cromada) o bien 143 gramos (versión de color negro), fue el primer objetivo de luminosidad máxima f/1.4 a nivel mundial e incorpora bayoneta Nikon S, aunque también fue fabricado en montura Leica de rosca, Contax y Exakta.

Es mucho más pequeño que los objetivos de 50 mm f/1.4 que aparecerían durante los años sesenta con las cámaras réflex de 35 mm, ya que al ser la Nikon S una cámara telemétrica, el diseño óptico no retrofoco es mucho más puro, puede construirse con menos elementos y grupos, no hay que salvar ningún espejo, la parte trasera del objetivo está mucho más cerca del plano de la película y generalmente ofrecen un rendimiento óptico superior.


Parte trasera de la Nikon S telemétrica, en cuya zona superior izquierda aparece el ocular del visor 0.6x integrado al telémetro de coincidencia. Más a la izquierda se aprecian las dos cavidades "S" Slow de sincronización de flash para velocidades de obturación lentas entre 1 seg-1/8 seg mediante la inserción de las dos clavijas del cable de conexión del flash. Justo por delante, fuera de imagen y adyacentes a la argolla metálica para la correa de transporte, hay otras dos cavidades "F" Fast para la sincronización de flash a velocidades rápidas entre 1/20 seg y 1/500 seg, utilizando también dos clavijas específicas.


Ventana del telémetro (a la izquierda de la imagen) y del visor (a la derecha de la imagen) de la Nikon S.

La magnificación del visor de 0.60x y una base efectiva del telémetro no muy grande pero suficiente gracias a la notable separación entre ambas ventanas (heredada de las Contax II y IIa) serían mejoradas en las Nikons telemétricas posteriores a partir del modelo Nikon S2 de 1954 con su visor brillante con magnificación 1.0 x, hasta llegar a la formidable Nikon SP de 1957 con su magnificación de visor de 1.0 x y una longitud de base efectiva del telémetro de 58 mm.


Tapa inferior de la Nikon S vista con la cámara boca abajo. En el centro se aprecia la rosca para trípode, mientras que a ambos extremos se encuentran las piezas semicirculares mediante las que se consigue la extracción de la parte trasera de la cámara, girando ambas hasta que la flecha grabada en cada una de ellas señale " 0 ".

A continuación, el fotógrafo ha de sujetar la cámara con dicha parte trasera de la cámara orientada hacia él, introduciendo el carrete de película de 35 mm a la izquierda y extendiendo parte de emulsión hasta que engarce en la bobina receptora de la derecha.

Una vez cargada la película, se vuelve a colocar la tapa trasera metálica de la cámara y se asegura su acoplamiento girando las mencionadas dos piezas semicirculares hasta que las flechas grabadas señalen " S ".

Y para verificar que la película está bien tensada hay que girar ligeramente el gran mando circular de armado del obturador y avance de película (situado en la zona superior derecha de la cámara junto al borde de la misma) y comprobar que a la vez el botón de rebobinado (ubicado en la zona superior izquierda de la cámara, justo al lado de las letras S y F) se mueve en dirección opuesta a la indicada por la flecha de color negro grabada en su superficie, es decir, en sentido contrario a las agujas del reloj.



El estuche original de cuero incluye una escala plastificada de profundidad de campo indicando la zona enfocada correspondiente a cada uno de los diafragmas del Nikkor S.C 5 cm f/1.4 entre máxima abertura y f/16,


así como otra escala igualmente plastificada con números guía para exposición con flash.

En la zona superior derecha se lee A.S.A 40-64, lo cual indica que en 1951 las emulsiones fotográficas de 35 mm en blanco y negro como la Agfa Isopan y la Kodak Plus-X Panchromatic tenían todavía una sensibilidad bastante baja, que oscilaba entre dichos valores (con la única excepción de la película de blanco y negro Kodak Super-XX de ASA 100 forzada con frecuencia a ASA 200), mientras que las películas en color formato 24 x 36 mm como la Kodachrome, Agfa Colour Negative Film Type T y Agfa Colour Negative Film Type K tenían una sensibilidad entre 10 y 12 ASA.

Ello convertía en una necesidad para los fotoperiodistas de la época que trabajaban con cámaras telemétricas de 35 mm el disponer de objetivos lo más luminosos posibles para poder disparar a pulso con garantías.

Tapa metálica del objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 con el mítico logotipo Nippon Kogaku.

Nikon S con Nikkor Q.C 13,5 cm f/3.5 de 4 elementos en 3 grupos, introducido en Marzo de 1950 y un objetivo muy bueno para su época (si bien a plena abertura su rendimiento era algo "blando" en comparación con f/5.6, f/8 y f/11, diafragmas en los que su calidad de imagen mejoraba notablemente), moderada saturación de color pero con una muy bella y característica estética de imagen vintage y basado en el Carl Zeiss Jena 13,5 cm f/4 aumentando ligeramente su luminosidad máxima.

Debido a la magnificación 0.60x del visor de la Nikon S que obtiene mejor sinergia con ópticas angulares y standard, este objetivo precisaba el uso de un visor auxiliar específico o bien el muy versátil visor auxiliar Nikon RF Varifocal Finder Type I.

Está considerado una de las más bellas ópticas para cámaras formato 35 mm jamás fabricadas y fue muy utilizado por David Douglas Duncan durante la Guerra de Korea, realizando con él por citar sólo un ejemplo el retrato del soldado chino que abre su famoso reportaje " Retreat, Hell! ".

                                 © Life Magazine Time Inc.                                                   
David Douglas Duncan, fotógrafo de Life, aparece en esta imagen captada en 1950, al principio de la Guerra de Korea, con su Leica IIIc acoplada a un objetivo Nikkor-Q.C 13,5 cm f/3.5 fabricado por Nippon Kogaku en montura de rosca LTM39.

Nikon S con objetivo Nikkor-S.C 5 cm f/1.4 en su estuche de cuero.


© Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza.

El autor desea expresar su agradecimiento a Mariano Pozo Ruiz, que prestó amablemente su cámara Nikon S para la realización de las fotografías que ilustran este artículo.

Nikon S: El Comienzo del Éxito ( I I )

domingo, 22 de junio de 2014

CONSIGUE LA FOTO, QUE LUEGO TE LA CHULEAMOS

Nota de Editor:

Fotografía del Fotoperiodista Eric G. Madroñal apropiada indebidamente por varios medios






´ I am a journalist but not a reporter and not a photographer. I am a picture editor. I have worked with photographers, some of them famous, others unknown, for more than fifty years. I have sent them out on assignment, sometimes with a few casual suggestions, other times with detailed instructions, but always the challenge is the same: Get The Picture. I´ve accompanied photographers on countless stories; I´ve carried their equipment and held their lights, pointed them in the right direction if they needed pointing. I´ve seconded their alibis when things went badly and celebrated with them when things went well. I have bought and sold their pictures for what must total millions of dollars. I have hired scores of photographers, and, sadly, I´ve had to fire a few. I´ve testified for them in court, nursed them through injury and illness, saved them from eviction, fed them, buried them. 

Photographers are the most adventurous of journalists. They have to be. Unlike a reporter, who can piece together a story from a certain distance, a photographer must get to the scene of the action, whatever danger or discomfort that implies. ´  Get The Picture by John G. Morris. Pages 7 and 9.


martes, 17 de junio de 2014

CHINESE PHOTOGRAPHY MAGAZINE PUBLICA ARTÍCULO SOBRE LAS ÚLTIMAS HORAS DE VIDA DE ROBERT CAPA EN VIETNAM Y LUGAR DE SU MUERTE

ENGLISH

Chinese Photography, hoy en día una de las revistas de fotografía más importantes del mundo, con tirada de 150.000 ejemplares, editada en gran formato 23 x 26 cm, 178 páginas así como una excelente calidad de papel y reproducción fotográfica de muy alto nivel, publica a ocho páginas en su número de Junio de 2014 el artículo titulado Robert Capa: Últimas Horas de Vida en Vietnam y Lugar de su Muerte, publicado anteriormente por la revista FV Foto-Video Actualidad nº 232 de Diciembre de 2013, lo cual constituye para nosotros un gran honor.


Desde estas líneas queremos agradecer la atención y esmero mostrados por Chen Gong, Director de Chinese Photography, y Zhang Han, que tuvo la amabilidad de traducir el texto al idioma chino, así como expresar la profunda emoción que sentimos, plenamente conscientes de que China se ha convertido ya en pleno siglo XXI en una potencia internacional en el ámbito fotográfico, tanto a nivel de publicaciones especializadas como con respecto al sector coleccionista, interés por cámaras y objetivos clásicos, organización de todo tipo de eventos y exposiciones, creación de galerías fotográficas (798 Photo Gallery en Beijing, M97 Gallery en Shanghai, Three Shadows Photography Art Center en Beijing, C14 Gallery en Shanghai, Aura Gallery en Shanghai, OFOTO en Shanghai, Beaugeste Photo Gallery en Shanghai, Kunst Licht Photo Art Gallery en Shanghai,  y muchas otras).

Ha sido también relevante la proyección de grandes fotógrafos como Lu Nan, Lu Wang, Li Zhensheng, Ho Fan, Wang Fuchun, Wang Ximing, Li Ge, Stefen Chow, Luo Dan, Song Xiaogang, Liu Xung, Chi Peng, Wang Jianhua, Li Yanan, Dong Dong, Xu Daqing, Jiang Zhi, Zhang Jingna (destacado fotógrafo internacional de moda y retrato, gran dominador de la iluminación, cuyas imágenes han aparecido en Elle, Flare, Harper´s Bazaar y otras, además de haber trabajado para Canon y Mercedes Benz), Feng Jiang (fotógrafo de paisajes que ha captado magistralmente en color la belleza de China), Xi Zhining (fotógrafo de fauna salvaje), Chen Qinggang (fotoperiodista), Xi Zhinong (fotógrafo de fauna salvaje), Leping Zha (fotógrafo de paisajes y Fine Art, que utiliza cámaras de gran formato y destaca por sus colores vívidos, la calidad de sus luces y las composiciones equilibradas así como por su excelente técnica, cuyas imágenes han aparecido en la revista PDN Photo District News y la exhibición APA Advertising Photographers of America 2003, habiendo realizado además fotografía infrarroja en blanco y negro que ha aparecido en la revista Camera Arts y que le valieron el Excellence Award de la revista Black and White en Agosto de 2008), Jing Huang (Leica Oskar Barnack Newcomer Award Winner 2011), Xi Singson (gran fotógrafa de moda y retrato residente en Nueva York, dotada de inmenso talento para su juventud -sólo tiene 24 años-inspiración y capacidad de fascinación, especializada en lograr atmósferas de ensoñación, sensualidad y gran sensibilidad, junto con tonalidades y colores que expresan diferentes estados de ánimo, y que fue seleccionada en el 2011 IPA Best of Show y ha publicado porfolios y portadas en Wahine, Zink magazine, Talk magazine, Fashionisto, Content Mode magazine, UCE magazine, see.7, Fashion Gone Rogue, Elle Beauty Vietnam y otras, además de haber fotografiado la primera campaña comercial y look book para Shien Cosmetics y las colecciones de moda de Inaisceasí como la génesis de hitos históricos como la fundación por Rong Rong de la revista de fotografía de arte conceptual New Photo, e incluso el diseño y fabricación artesanal manual de la amplia gama de cámaras de gran formato Shen-Hao con admirable relación calidad/precio y en nueve tamaños diferentes desde 4 x 5 “ -10 x 12 cm- hasta 12 x 20 “, así como las opciones complementarias en 6 x 9 cm y formatos panorámicos 6 x 17 cm y 6 x 24 cm.

Ni que decir tiene que China ha sido históricamente una de las zonas del mundo que más interés ha suscitado con respecto a la creación de imágenes, desde que Pierre Joseph Rossier, Felice Beato y John Thomson hicieran las primeras fotografías en dicho país a mediados del siglo XIX, seguidos por la Expedición Rusa de Investigación y Comercio de la ruta entre Zaisang y la Provincia de Sichuan (realizada en 1874-1875 y comandada por el topógrafo Z.L. Matusovski, el Doctor P.Pyasetsky, y el fotógrafo A.E.Boyarski, que hizo 200 fotografías con cámara de gran formato y placas de vidrio de 4 x 5 “ (10 x 12 cm) reveladas inmediatamente después de la exposición), Afong Lai y Auguste François.

Después, ya en el siglo XX, llegarían a la gran nación asiática fotógrafos de primerísimo nivel como Ernst Boerschmann entre 1906 y 1909 (haciendo fotos con cámara de gran formato 4 x 5 y objetivos Wollensak en Beijing, Hebei, Shandong, Shanxi, Shaanxi, Jiangshu, Shanghai, Zhejiang, Hubei, Hunan, Fujian, Guangdong, Guangxi y Sichuan), Walter Bosshard, Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Marc Riboud, Hiroshi Amaya, Inge Morath, Eve Arnold (60.000 km por toda China en 5 meses en 1979), René Burri, Ian Berry, Eli Reed, Bruno Barbey, Stuart Franklin, Martine Frank, Liu Bannong, Zhang Yin Quan, Ho Fan, Lang Jinshan, Liu Xu Cang, Mu Quing (fotoperiodista de la Agencia de Noticias Xinhua), Hedda Morrison y muchos otros.

Por otra parte, desde finales de los años noventa se ha producido en China un notable incremento del interés por las Lao Zhaopan, es decir, fotografías antiguas originales de segunda mitad del siglo XIX y principios del XX hechas con cámaras de gran formato, ópticas de latón, placas de vidrio de enorme estabilidad dimensional y planeidad (superiores en esta faceta a las emulsiones de acetato en gran formato) y técnicas como la impresión a la albúmina, que aparecen con frecuencia en todo tipo de publicaciones, especialmente en series de imágenes, aportando una bellísima estética vintage y sobre todo una valiosa fuente de información para entender los cambios sociales y culturales experimentados por China durante el período final de la dinastía Qing, además de que los millones de entusiastas chinos de la fotografía, cada vez más discernidores, son plenamente conscientes de que la combinación de objetivos sin multirrevestimientos y emulsiones muy antiguas en gran formato era capaz de obtener espléndidos resultados en definición y separación tonal muy rica y detallada, que se traduce en espléndidas copias sobre papel fotográfico y soberbia calidad de reproducción en revistas especializadas.

Igualmente, el autor del artículo desea agradecer a John G. Morris, Pat Trocme, Dirck Halstead, Donald R. Winslow, Bruce Young (News Photographer Magazine), James L. Lager, Lisl Steiner, Claire Yaffa, Javier Izquierdo, Alfonso del Barrio (Director de FV), Varga Miklós (Digitális Fotó Magazin), Dékán István (Digitális Fotó Magazin), José Horna (fotógrafo profesional y editor del blog www.jazzhunter.net), Antonio Jesús González (fotógrafo profesional miembro de AFOCO y editor del blog elmarginador.blogspot.com), José Luis Caballano Alcántara (ex Presidente de AFOCO), Mariano Pozo Ruiz (fotógrafo profesional de la Federación Española de Baloncesto y el Club Unicaja de Málaga así como autor de varios libros con imágenes hechas por él en la India, Mozambique, Vietnam, etc) y Producciones XL Gelves Sevilla, el apoyo sincero recibido durante sus investigaciones sobre Robert Capa.   


CHINESE PHOTOGRAPHY MAGAZINE PUBLISHES ARTICLE ON ROBERT CAPA´S LAST HOURS OF LIFE IN VIETNAM AND PLACE OF HIS DEATH

SPANISH

Chinese Photography, currently one of the most important photography magazines in the world, edited in 23 x 26 cm large format size, with a circulation of 150,000 copies, 178 pages along with a top-notch quality of paper and a photographic reproduction of the highest level, publishes in eight pages in its number of June 2014 the article titled Robert Capa: Last Hours of Life in Vietnam and Place of His Death, previously published in FV Foto-Video Actualidad nº 232 of December 2013, which is a great honor for us.


From these lines we wish to thank the attention and care shown by Chen Gong, Director of Chinese Photography magazine and Zhang Han, who had the kindness of translating the text into Chinese language, as well as expressing the deep emotion we feel on realizing that China has turned already within XXI Century into an international power in the photographic scope, both regarding specialized publications and as to the collectors segment, interest for classic cameras and lenses, organization of all kind of events and exhibitions, creation of photographic galleries (798 Photo Gallery in Beijing, M97 Gallery in Shanghai, Three Shadows Photography Art Center in Beijing, C14 Gallery in Shanghai, Aura Gallery in Shangai, OFOTO in Shanghai, Beaugeste Photo Gallery in Shanghai, Kunst Licht Photo Art Gallery in Shanghai and many others). 

It has likewise been relevant the international projection of great photographers like Lu Nan, Lu Wang, Li Zhensheng, Ho Fan, Wang Fuchun, Wang Ximing, Li Ge, Stefen Chow, Luo Dan, Song Xiaogang, Liu Xung, Chi Peng, Wang Jianhua, Li Yanan, Dong Dong, Xu Daqing, Jiang Zhi, Zhang Jingna (a world class professional fashion and portrait photographer mastering lighting, whose images have appeared in Elle, Flare, Harper´s Bazaar and has also worked for firms like Canon and Mercedes-Benz), Feng Jiang (landscape photographer who has masterfully depicted in colour the great beauty of China), Xi Zhinong (wildlife photographer), Chen Qinggang (photojournalist), Leping Zha (landscape and Fine Art photographer using large format cameras and outstanding getting vivid colours, very high quality of lights and balanced compositions along with his excellent technique, whose images have appeared in PDN Photo District News and the exhibition APA Advertising Photographers of America 2003, having also made black and white infrared photography which has appeared in Black and White magazine in August 2008), Jing Huang (Leica Oscar Barnack Newcomer Award Winner 2011), Xi Singson (a New York based remarkable fashion and portrait photographer featuring uncommon talent for her youth - she is only 24 years old-, inspiration and ability to fascinate, specialized on the attaining of dreaming atmospheres, sensuality, great sensitiveness and unique tonalities and colours, who was selected in the 2011 IPA Best of Show and has published porfolios in Wahine, Zink magazine, Talk magazine, Fashionisto, Content Mode magazine, UCE magazine, see.7, Fashion Gone Rogue, Elle Beauty Vietnam, as well as having photographed the first campaign and lookbook for Shien Cosmetics and the fashion collections of Inaiscealong with the birth of historical milestones like the foundation of the photography magazine of conceptual art New Photo by Rong Rong and even the design and manufacture through manual craftsmanship of the comprehensive range of high quality Shen-Hao large format cameras in nine different sizes from 4 x 5 “ to 12 x 20 “ together with the 6 x 9 cm and 6 x 17 cm and 6 x 24 cm panoramic formats.

Needless to say that China has historically been one of the areas of the globe arousing more interest regarding the creation of images since Pierre Joseph Rossier, Felice Beato and John Thomson got the first pictures of it in mid XIX Century, followed by the Russian Research and Trading Expedition (with the task of exploring the road from Zaisang to Sichuan Province headed by the topographer Z.L.Matusovski, Dr. P. Pyasetsky and the photographer A.E.Boyarski, who made 200 pictures with large format camera and 4 x 5 “ glass plates developed just after the exposure), Afong Lai and Auguste François. Later on, throughout  XX Century, the great Asiatic nation would be reached by world class photographers like Ernst Boerschmann between 1906 and 1909 (making photographs with 4 x 5 “  large format camera and Wollensak lenses in Beijing, Hebei, Shandong, Shanxi, Shaanxi, Jiangshu, Shangai, Zhejiang, Hubei, Hunan, Fujian, Guangdong, Guangxi and Sichuan), Walter Bosshard, Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, Hiroshi Amaya, Marc Riboud, Inge Morath, René Burri, Ian Berry, Eli Reed, Bruno Barbey, Stuart Franklin, Martine Franck, Liu Bannong, Zhang Yin Quan, Ho Fan, Lang Jinshan, Liu Xu Can, Mu Quing (photojournalist of the Xinhua News Agency), Hedda Morrison and many others.

On the other hand, there has been in China since nineties a remarkable boost regarding the interest for the Lao Zhaopan, that´s to say, original vintage black and white pictures from mide XIX and early XX Centuries made with large format cameras, brass lenses, glass plates boasting huge dimensional stability and flatness (superior in this side to the large format acetate emulsions) and techniques like the albumen printing, which often appear in every kind of publication, particularly in series of images, providing an exceedingly beautiful vintage aesthetics and above all a valuable source of information to grasp the social and cultural changes experienced by China throughout the late Quing dynasty, to which must be added that the increasingly discerning millions of Chinese enthusiasts of photography are aware that the symbiosis between very old LF non coated lenses and LF b & w films was able to get esplendid results as to definition and fairly lavish and detailed tonal separation, yielding gorgeous copies on photographic paper and a superb reproduction quality in specialized magazines. 

Likewise, the author of the article wishes to thank John G. Morris, Pat Trocme, Dirck Halstead, Donald R. Winslow, Bruce Young (News Photographer Magazine), Lisl Steiner, Claire Yaffa, Javier Izquierdo, Alfonso del Barrio (Director of FV magazine), Varga Miklós (Digitális Fotó Magazine), Dékan István (Digitális Fotó Magazin), José Horna (profesional photographer and editor of the blog www.jazzhunter.net), Antonio Jesús González (professional photographer, member of AFOCO and editor of elmarginador.blogspot.com), José Luis Caballano Alcántara (Past President of AFOCO), Mariano Pozo Ruiz (profesional photographer of the ACB, Spanish Federation of Basketball, Unicaja of Málaga Club and author of a number of books with pictures made by him in India, Mozambique, Vietnam, etc) and Producciones XL Gelves Sevilla the sincere support received during his investigations on Robert Capa.