viernes, 15 de mayo de 2015

VIETNAM: A HUGE POTENTIAL OF FUTURE

Vietnam: A Huge Potential of Future

martes, 12 de mayo de 2015

VIETNAM: UN ENORME POTENCIAL DE FUTURO

Texto y Fotos: José Manuel Serrano Esparza


40 años después del final de la Segunda Guerra de Indochina que provocó enormes penalidades a la población civil vietnamita y más de 2 millones de muertos, Vietnam es hoy en día una nación floreciente con 90 millones de habitantes y uno de los países más bellos del mundo, con una maravillosa riqueza paisajística que ha hecho de lugares como Nha Trang, Mui Ne, el Delta del Mekong, Sa Pa. Hoi An, el Lago Hoan Kiem, la Pagoda Thien Mu en Hue, la Bahía de Ha Long y otros, destinos turísticos de primerísimo nivel que dejan una huella indeleble en todos aquellos visitantes que han tenido oportunidad de contemplarlos.


Pero existe otro Vietnam, alejado de las rutas turísticas habituales y de las grandes urbes, muy genuino y representativo de la cultura y devenir milenarios de sus gentes y encarnado por pequeños pueblos y aldeas ubicados junto a grandes ríos y sus afluentes.

Núcleos de población en los que la pesca fluvial, la agricultura, la artesanía de la madera, y una industria textil (sabiamente diversificada en telares, talleres-sastrerías y uso masivo de máquinas de coser industriales mayormente mecánicas por personal muy cualificado caracterizado por su gran experiencia, habilidad y dominio de su oficio) que es hoy por hoy un referente internacional son los principales motores laborales de comunidades palpitantes organizadas con grandes niveles de eficacia y en las que las bicicletas y sobre todo las motocicletas de pequeña y mediana cilindrada se han convertido en el medio de transporte de elección mayoritaria para garantizar la movilidad y rapidez en los desplazamientos.

Un Vietnam muy dinámico y con gran proyección de futuro, cuyos más importantes valores al alza son una cultura que otorga gran valor a la familia y la comunidad así como la impresionante pericia y capacidad de trabajo de sus habitantes en el ámbito de la formación profesional, ya que el pueblo vietnamita posee un increíble talento natural para los oficios y todo tipo de labores que precisen notable destreza manual, lo cual tiene como resultado la fabricación de productos de muy alto nivel cualitativo, duración en el tiempo y precio enormemente competitivo, que permite el establecimiento de múltiples sinergias tanto con otros países como con diferentes empresas supranacionales.


Si a ello añadimos su muy alto porcentaje de población joven y en edad infantil, unidos a una educación presidida por el respeto a los mayores, el concepto de trabajo como bien preciado, un muy buen nivel en campos como las matemáticas, la investigación agrícola y la biología, no cabe duda de que Vietnam posee un futuro muy esperanzador, ya que además está haciendo un gran esfuerzo por mejorar al máximo posible las infraestructuras, sus capacidades en innovación doméstica y la estabilidad regulatoria, sin olvidar el hecho de que el país es ya una potencia tecnológica y está a punto de convertirse en uno de los centros neurálgicos mundiales outsourcing en desarrollo de software, con más de mil empresas punteras en este sector (los ingenieros de software vietnamitas figuran hoy por hoy entre los mejores del mundo, tal y como demostró Flappy Bird, el juego para móviles creado en 2013 por el programador de Hanoi Nguyen Ha Dong para plataformas Android e IOS, y el número de estudiantes vietnamitas que eligen Informática como carrera universitaria ha aumentado un 70% desde 2006) y unos costes de producción muy bajos que permiten muy interesantes márgenes de beneficio y sobre todo de seguridad y continuidad.


Desde las décadas de los años ochenta y noventa, Vietnam ha ido evolucionando progresivamente de ser una país centralizado y dirigido por el estado a una economía de mercado que ha permitido el establecimiento de negocios propios por parte de su población civil, y en estos momentos, ya en pleno siglo XXI, se halla en un importante punto de inflexión económico y social, con muy abundante margen para la mejora en los más diversos ámbitos y la garantía de futuro que supone una población mayoritariamente joven y muy pujante, con la posibilidad real de añadir a la tradicional relevancia internacional y prestigio de la nación en el campo textil, artesanal, agrícola, pesquero y paisajístico las tecnologías avanzadas, de la información y de otros tipos como principal activo laboral y exportador, de lo cual han comenzado ya a consolidarse realidades como la cooperación con Japón en materia de tecnología espacial a través del Proyecto de Centro Espacial Vietnamita en el Parque Hoa Lac de Alta Tecnología, una ciudad de la ciencia multifuncional, cerca de Hanoi, en la que viven y trabajan 200.000 personas, la fabricación y diseño de máquinas CNC que están siendo aplicadas en la construcción de cascos de barcos en astilleros reduciendo los costes de producción y mejorando la calidad, etc.


La artesanía de la madera ha sido siempre uno de los aspectos más destacados de Vietnam, cuyos habitantes poseen un talento natural tan inmenso que son capaces de hacer obras de muy alta calidad, nivel de detalle y realismo, incluso trabajando a veces con los medios más sencillos imaginables, tal y como puede apreciarse en esta imagen captada en las proximidades de Phu Long (Provincia de Nam Dinh) en la que un joven artista vietnamita que no llega a los veinte años de edad es capaz de realizar una excelente talla de un Buda a partir de un bloque de madera macizo, utilizando únicamente, por increíble que pueda parecer, dos taladros eléctricos con diferente grosor de broca, algo de extrema dificultad y que requiere un enorme nivel de pericia, así como un pulso asombrosamente firme, gran experiencia de movimientos que compense la vibración de ambos aparatos al realizar las incisiones y una inefable resistencia a la fatiga que permita un trabajo continuo en dichas condiciones durante varias horas.

La fotografía fue hecha cuando todavía faltaba por realizar aproximadamente un 40% del labrado a mano mediante taladro de la escultura en madera, pero pueden apreciarse tanto la encomiable precisión de trabajo como la personalidad y el carisma que el artista aporta a la estatua.


Reencuadre selectivo que muestra el impresionante nivel de detalle alcanzado por el artista vietnamita en las costillas y escamas de las conchas ubicadas en la zona superior de la estatua (y realizadas igualmente mediante incisiones de taladro eléctrico realizadas a pulso) y que debido a su pequeño tamaño y contacto unas con otras permite un margen de error que no excede 1/3 de mm.

La viruta visible en la zona central derecha de la imagen revela que todas y cada una de las incisiones son de diferente ángulo y profundidad.

Algo así sólo se consigue mediante un don innato, un enorme amor por el oficio artesanal, una gran experiencia acumulada desde la infancia en contacto con otros artistas, una extraordinaria agudeza visual ya que no se utiliza ningún tipo de gafas de aumento, una paciencia descomunal y el acicate económico que supone la posibilidad de crear obras en madera de muy alto nivel cualitativo y durabilidad en el tiempo y venderlas a precios muy económicos tanto en el mercado doméstico como internacional.


Pesca fluvial con pequeñas redes en el bellísimo río Kien Giang (Song Kien Giang) a su paso cerca del municipio de Quang Binh (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).

Posee abundantes bifurcaciones, la principal de las cuales fluye desde el río Tra Vinh en la ciudad de Thai Binh, adentrándose a continuación en varios pueblos del distrito de Vu Thu, y siguiendo dirección este penetrando en el distrito de Kien Xuong y Tien Hai, donde desemboca en el río Lan, del que es afluente.


Constituye un típico ejemplo del complejo entramado de vías fluviales que desde tiempo inmemorial han sido una arteria vital de Vietnam y sus gentes, aportando una permanente fuente alimenticia y de agua a las comunidades residentes junto a ellas.

El río Kien Giang , cuyas orillas están muy densamente pobladas, constituye la espina dorsal del sistema de irrigación del sur de la provincia de Thai Binh y posee un sistema de riachuelos y canales que conectan con el Río Rojo y el río Tra Ly mediante un ingenioso sistema de alcantarillado, estando también unido a otras vías fluviales de la región como el río Duc Duong y el río Nguyet Lam.


Sillas de madera maciza fabricadas en un taller artesanal de Dong Tien (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh). Destacan por su notable fortaleza, bello acabado con profusión de ornamentación labrada y gran durabilidad en el tiempo con idéntico aspecto cosmético. Ni que decir tiene que la relación calidad/precio es muy difícil de batir.


Gran mesa construida artesanalmente en madera en un taller de Thon Hung Dao (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) y caracterizada por su excelente robustez y belleza de líneas aderezada por abundante ornamentación y filigrana labradas en su zona central y la cara externa de las patas. El PVP es increíblemente asequible para su tamaño, elevado peso y soberbia calidad.

El contraste y colorido de Vietnam aparecen constantemente incluso en las escenas más cotidianas, como estos dos campesinos que acaban de regresar en bicicleta a su casa en Tán Thuât (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) tras las faenas agrícolas, ataviados con indumentaria tradicional de color negro y el típico sombrero cónico nón lá vietnamita.


Campesino vietnamita transportando a pie sobre su bicicleta dos enormes cañas de bambú a través del tramo de carretera que une Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) con el Distrito de Tiên Hái (Provincia de Thai Binh) en dirección este.

El bambú constituye desde hace muchos miles de años parte consustancial de la vida y cultura vietnamitas, habiéndose realizado diacrónicamente un gran aprovechamiento de sus extraordinarias cualidades de fuerza, resistencia, flexibilidad y utilidad a través de la simplicidad para la creación de redes fluviales de pesca muy peculiares y de grandes dimensiones, cuyas estructuras con notable grado de curvatura han de soportar un gran peso de agua al ser alzadas, vigas para las casas, todo tipo de objetos, etc.


Impresionante red de pesca fluvial en las proximidades de Quang Lich (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh), de construcción enteramente artesanal mediante una estructura de cañas de bambú, algunos trozos de hormigón usados como contrapesos y una polea simple utilizada por el pescador vietnamita para tirar a pulso de una gruesa cuerda que regula el grado de curvatura de las cañas de bambú ubicadas sobre la red, cuya primera fase de alzado puede apreciarse en la imagen.


Fase media de alzado de la red de pesca fluvial.


Fase final de alzado de la red de pesca fluvial, en la que los pequeños peces y crustáceos capturados han quedado en el interior de un odre de una bolsa alargada de cuero fabricada artesanalmente.


Detalle de la curvatura inicial de las cañas de bambú ubicadas sobre la red de pesca durante la primera fase de alzado de la misma.


Detalle de la superior altura y mucho mayor grado de curvatura alcanzado por dichas cañas de bambú (especialmente la de la izquierda y la más alta de las tres de la derecha, tal y como aparecen en la imagen) durante la fase final de alzado de la red de pesca.

La resistencia y flexibilidad del bambú son ciertamente admirables.


Telar mecánico en Hòa Binh (Distrito de Vu Thu, Provincia de Thai Binh). La industria textil es uno de los estandartes tradicionales de la economía vietnamita y motivo de orgullo nacional, con personal muy experimentado, alcanzándose soberbios niveles de calidad


en la fabricación del hilo y todo tipo de tejidos y materiales tanto naturales (especialmente el lino, la seda, el algodón, el cáñamo y la lana) como todo tipo de fibras (naturales, artificiales y sintéticas).



Taller familiar de corte y confección así como sastrería en Vu Trung (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh). El sastre y propietario con muchos años de experiencia a sus espaldas, posa orgulloso a la entrada.

Por todo Vietnam existe una masiva presencia de negocios familiares dedicados a la actividad textil y que desarrollan una amplia gama de trabajos con un excelente nivel cualitativo: patronajes y elaboración de ropa de diferentes estilos, épocas, tallas y tipos de tela, trabajos con hilo de coser y un largo etcétera.

Se trata de centros artesanales domésticos cuya planta baja es el establecimiento comercial de costura, sastrería, fabricación de prendas de vestir y venta al público, mientras que la primera planta constituye la vivienda familiar.

Se garantiza así un muy bien ambiente de trabajo y unas condiciones laborales dignas que permiten vivir del oficio, manufacturando artesanalmente ropa de excelente nivel (vestidos, faldas, trajes, pantalones, chaquetas, camisas, corbatas, etc), realizada con telas y componentes de primera calidad.


Juki DDL-555, mítica máquina de coser industrial de pespunte recto de una aguja, fabricada en 1983 por Tokyo Juki Industrial Co., Ltd en sus instalaciones de 23-3, Kabuki-cho 1-chome, Shinjuku-ku  (12 años antes del establecimiento de Juki Vietnam CO., LTD). Lleva 32 años de servicio intensivo ininterrumpido sin ningún tipo de avería, y ha sido utilizada por personas de dos generaciones de una misma familia, con un funcionamiento impecable.

Su producción se inició en 1976, y se caracteriza por su puntada recta, alta velocidad, funcionamiento completamente mecánico, construcción como un tanque y enorme fiabilidad y resistencia al uso intensivo diario durante muchas décadas.

Protagonizó durante la segunda mitad de los años setenta y décadas de los ochenta y noventa una de las mayores proezas en la historia de la industria textil a nivel mundial, al ser decisiva en la lenta pero progresiva recuperación económica a partir de 1975 cuando terminó la Guerra de Vietnam que dejó al país arrasado y sumido en la pobreza.

La enorme capacidad de trabajo, tenacidad y extraordinaria habilidad y talento para los más diversos trabajos textiles del pueblo vietnamita les hicieron salir adelante poco a poco, a base de ímprobo esfuerzo y dedicación, en unos contextos domésticos muy humildes pero que albergaban prácticamente sin excepción este modelo de máquina de coser industrial plenamente profesional que permitió generar la suficiente red clientelar nacional e internacional (por entonces limitada sobre todo a algunos paises del este de Asia) que permitió la subsistencia durante la segunda mitad de los años setenta, un cierto despegue económico a finales de los ochenta (catalizado por un amplio programa de reformas económicas llevadas a cabo en 1986) y el comienzo del crecimiento económico propiamente dicho entre 1991 y 1997 con tasas superiores al 8%, unidas a la liberalización de la agricultura, la iniciativa privada doméstica y la apertura a la inversión extranjera.


Costurera y modista vietnamita con un trozo de tela entre sus manos. La sinergia, amor por el oficio y objetivos comunes entre ella y el sastre propietario del negocio familiar posibilitan una gran confianza mutua.

Ni que decir tiene que el perfeccionismo, meticulosidad y alta velocidad de trabajo por parte de ambos permite realizar una ingente cantidad de labores diarias a muy alto nivel, reduciendo al máximo posible los tiempos de entrega, ya que además, este tipo de establecimientos de perfil artesanal posee un importante volumen de fabricación de todo tipo de prendas de vestir a medida que les son encargadas tanto por personas de su pueblo y provincia como del resto de Vietnam que les visitan con frecuencia, y cada vez más por empresas de otros países.

Chaqueta de caballero con camisa y corbata expuesta junto a varias bobinas de hilo de distintos colores.

El sector textil y de fabricación de prendas de vestir ha experimentado en Vietnam durante los últimos ocho años (a partir de su ingreso en la Organización Mundial de Comercio en Enero de 2007) un auge y desarrollo sostenido todavía mayor que durante la última década del siglo XX y primera del XXI, hasta el punto de que en estos momentos ocupa el segundo lugar en el ranking de ingresos por exportaciones (un 18.4 % del total), con un crecimiento anual de aproximadamente el 20%,  y contribuye de modo fundamental a fortalecer el producto interior bruto del país, siendo sus principales mercados Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, Corea del Sur, Rusia, Canadá, Oriente Medio y Singapur.


Abrigo de señora visible en una de las zonas del establecimiento, junto a varios modelos de pantalones y vestidos de distintos colores.

El catálogo de prendas de vestir tanto para hombre como para mujer es enorme, con una muy amplia gama de estilos, tallas, colores y telas a gusto de los clientes, a quienes con frecuencia se les toman medidas y adquieren ropa fabricada específicamente para ellos, ya que el oficio de la sastrería sigue plenamente vigente en Vietnam.

Por otra parte, las costureras, modistas y sastres vietnamitas poseen un conocimiento muy profundo del hilo y su correcta selección según el tipo de ropa, lo cual unido a su gran habilidad, simbiosis y experiencia con máquinas de coser industriales Juki, hace que realicen puntadas con formación consistente y sin saltos, así como una costura notablemente eficiente y de alto valor estético, a muy alta velocidad, sin ruptura alguna y con una notable uniformidad, para evitar cambios en tensión durante la misma, tanto si se trabaja con hilos de poliéster (uno de los más utilizados por ser más fuertes que los de algodón de tamaño similar y estar disponibles en un extenso surtido de tamaños y colores) como con hilos con núcleo de capa múltiple  y centro de filamento de poliester con fibras de algodón o poliéster recubiertas alrededor del núcleo, sin olvidar el nylon y el hilo de seda.


Costurera y modista vietnamita cortando trozos de tela con tijera durante la fabricación manual artesanal de una prenda de vestir de color negro.

La precisión trabajando a pulso con todo tipo de herramientas y utensilios por parte de los muy cualificados artesanos vietnamitas es verdaderamente asombrosa, al igual que su agudeza visual.

Al fondo a la izquierda puede apreciarse sobre su percha otro traje de caballero con camisa y corbata sobre el que descansan tres tradicionales cintas métricas de sastre, constantemente utilizadas, ya que son abundantes los clientes que encargan prendas de vestir hechas a medida y que les son entregadas en tiempo récord.


Agricultor vietnamita en Da Cát (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) dirigiéndose en moto a realizar sus faenas en el campo.

Pese al enorme desarrollo y capacidad de comercialización nacional e internacional que durante los últimos diez años han experimentado en Vietnam el sector textil y de confección, las tecnologías de la información, la telefonía móvil, la informática, la industria del calzado, la artesanía en madera y bambú, etc, el sector agrario sigue ocupando a aproximadamente un 45% de la población del país, que es hoy por hoy uno de los más importantes exportadores mundiales de productos como el arroz, el café y la pimienta.


Padre vietnamita dirigiendo con su mando a distancia el coche clásico eléctrico JL 818 con planta motriz de 35W de potencia y velocidad máxima de 3.5 km/h en el que va su hijo de 3 años. Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).


                          El joven piloto feliz a bordo de su automóvil.


Plantaciones y huertos de distintos productos en la orilla sur del río Kien Giang a su paso entre Quang Binh y Vu Quy (en el Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) a las 7:30 a.m.

Las zonas adyacentes a esta vía fluvial han sido muy densamente pobladas desde los más remotos tiempos debido a su enorme fertilidad para el cultivo de una muy amplia variedad de productos.

A primera hora de la mañana, una densa bruma muy especial creada por los altísimos niveles de humedad suele envolverlo todo y el paisaje resulta ciertamente sobrecogedor, con la muy frondosa vegetación verde y árboles que ocupan la zona contigua al río en marcado contraste con las casas, templos y ancestrales lápidas funerarias de gran tamaño visibles en el horizonte entre la neblina.


Joven mujer vietnamita regresando a su casa en bicicleta en Quang Minh (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) a través de un estrecho sendero junto al que se halla un gran búfalo de agua atento.

El búfalo de agua (Bubalus bubalis) es un bien muy preciado en las áreas rurales de Vietnam, debido a su enorme fuerza y resistencia física que ha posibilitado desde hace muchos siglos la siembra de arroz en las fangosas tierras de los arrozales mediante arados tirados por estos potentes animales.

Hay casi tres millones de búfalos de pantano en Vietnam y estos grandes bóvidos domesticados forman parte de la cultura y de las familias de los agricultores vietnamitas, con quienes viven en estrecha asociación, al ser sus características físicas óptimas para el trabajo en el lodo profundo de los arrozales, gracias a sus grandes pezuñas y la gran flexibilidad de sus articulaciones, que permiten arar con una mayor profundidad de la que se conseguiría con bueyes o caballos


Clase de matemáticas en un aula de enseñanza secundaria en Hòa Bình (Distrito de Vu Thu, Provincia de Thai Binh).

La tasa de alfabetización de Vietnam es hoy en día del 97% (un gran éxito si se tiene en cuenta el cúmulo de penalidades que sufrió su población civil durante las dos guerras de Indochina entre principios de los años cincuenta y mediados de los setenta), habiéndose además reducido la tasa de pobreza al 12%.


Alumnos y alumnas vietnamitas durante la clase de matemáticas en el mencionado centro escolar.

Su capacidad para el aprendizaje en breve tiempo es realmente sorprendente, así como su gran disciplina, tesón y capacidad de trabajo.

No obstante, el sistema educativo del país se halla en plena fase evolutiva y de transformación, ya que se desea potenciar especialmente la ciencia, las tecnologías más avanzadas y la innovación, mediante una capacitación cada vez mayor de la población joven, generando así un capital intelectual especialmente orientado a la investigación y el desarrollo.

Si se tiene en cuenta que algo más de la mitad de la población de Vietnam tiene menos de 25 años de edad, el futuro de este país es muy esperanzador.


Pequeño almacén de grandes cañas de bambú en Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).

Las cañas de bambú alcanzan con frecuencia en Vietnam tamaños entre los 8 y 12 metros de longitud según la especie y hasta 30 cm de anchura, y su enorme fortaleza, flexibilidad, ligereza y bajo coste le han convertido en un material masivamente utilizado por el pueblo vietnamita desde hace muchos siglos en la construcción de viviendas, arquitectura, muebles, fabricación de todo tipo de objetos de artesanía, utensilios domésticos, cestas, abanicos, grandes redes de pescar fluviales, etc.

Especialmente valioso es el bambú de la especie "luong", de extraordinarias propiedades para la arquitectura y que ha sido utilizado con mucha frecuencia por las empresas vietnamitas de renombre internacional Vo Trong Nghia Architects de Ciudad Ho Chi Minh y Hanoi en obras como la Cafetería Kontum Indochina (galardonada con uno de los Premios Internacionales de Arquitectura IAA en 2014), el Pabellón Eco-Resort de Hanoi, el Bamboo Booth de la Muestra Internacional de Arquitectura Vietnamita celebrada en 2012 en Hanoi, el Restaurante Son La (que ganó el Premio de la Sección Hoteles y Edificios de Ocio del Festival Mundial de Arquitectura Singapur 2014) y H & P Architects de Hanoi, autora del prototipo de vivienda de bambú Booming Bamboo Home (que también recibió uno de los Premios Internacionales de Arquitectura IAA 2014), diseñada para soportar inundaciones de hasta 3 metros de altura y cuyas paredes, techo y suelo han sido construidos con este material y que destaca por su polivalencia y muy bajo coste, ya que puede ser utilizada como casa particular, aula escolar, pequeño centro médico y espacio comunitario, precisándose tan sólo 25 días de construcción por sus ocupantes, con un precio de 2.500 dólares.


Enorme red de pesca fluvial sobre el río Kien Giang a su paso por las proximidades de Dong Vinh (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) justo en el momento en que el pescador vietnamita está recogiendo los pequeños peces y crustáceos que han quedado en el interior de la bolsa alargada de cuero tras ser elevada la red (en un principio introducida mayormente dentro del agua) notablemente mediante la espectacular estructura de cañas de bambú "luong" creada a tal efecto. 

Puede apreciarse en imagen el increíble grado de curvatura sin romperse que han alcanzado dichas cañas de bambú que soportan desde un principio todo el peso de la red y el gran volumen de agua durante la fase previa de filtrado.


Detalle del pescador vietnamita sobre su barca de madera hecha a mano, recogiendo el fruto de su trabajo en forma de peces y pequeños crustáceos que han quedado dentro de la gran bolsa de cuero alargada de construcción artesanal. 


Casa antigua de dos plantas en Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh). La riqueza cromática de Vietnam es una constante en la que la naturaleza, las viviendas creadas por sus habitantes y los animales domésticos forman una inefable amalgama de colores y contrastes


Barcazas de transporte de arena de alta calidad en el río Rojo (Sông Hông) a su paso cerca de la ciudad de Nam Dinh (Provincia de Nam Dinh), al este de la misma.

Esta gran vía fluvial, una de las más importantes del sureste asiático, cruza la zona norte de Vietnam a partir de la provincia de Lao Cai, prosiguiendo su rumbo con dirección sureste.

Ha sido desde hace miles de años y continúa siendo una vital arteria de comunicación y transporte de todo tipo de mercancías, y se caracteriza por sus aguas de color marrón rojizo repletas de sedimentos, formando un amplio delta que abarca desde las provincias de Vinh Phuc, Húng Yen, Hà Nam, Hanoi, Nam Dinh y Thai Binh hasta su desembocadura en el Golfo de Tonkín.

El enormemente fértil Delta del Río Rojo constituye la zona más rica de Vietnam desde el punto de vista agrícola, siendo la provincia de Thai Binh la más potente en producción de arroz.


Agricultor del área de Quàng Binh (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).

El campo vietnamita es riquísimo, especialmente en la zona norte del país, siendo los cultivos más importantes el arroz (primer exportador a nivel mundial), el maíz, el café. la mandioca, la caña de azúcar, el té, la pimienta, la soja, el maní y diferentes hortalizas, y se están realizando grandes esfuerzos por lograr una progresiva mayor modernización, habiéndose creado ya abundantes campos de arroz en los que se están aplicando tecnologías avanzadas, priorizándose el trabajo de los agricultores con nuevas herramientas en grandes áreas que permitan el máximo ahorro posible en semillas, labranza y riego y una reestructuración de los cultivos que aumente su valor económico. 

Vietnam es además una potencia agroindustrial, con grandes perspectivas de futuro, sobre todo con respecto a los productos agrícolas de las provincias y distritos del Delta del Río Rojo, de lo que es un buen ejemplo la empresa Binh Minh Food JSC, especializada en verduras enlatadas de alta calidad, que se ha convertido en uno de los buques insignias del país en el sector de tratamiento de productos agrícolas y su ulterior exportación a otros países.


El río Kien Giang constituye a efectos prácticos un canal con diferentes ramificaciones que se extienden durante todo su curso, especialmente en la zona sur de la provincia de Thai Binh, en el Distrito de Kien Xuong, cumpliendo además una importante doble función como reserva de agua fundamental para el sistema de riego de sus muy pobladas áreas próximas y como vía fluvial de transporte de mercancías, con frecuentes bellos subcanales dotados con esclusas para el control de las aguas durante las fases de crecida y rodeados de árboles y tupida vegetación, que forman enclaves únicos, navegados con frecuencia por los lugareños en pequeñas barcas de madera impulsadas con remos, como el que aparece en imagen cerca de Cho Soc (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).


Vietnam también destaca por su impresionante biodiversidad, gracias en gran medida a su amplia gama de latitudes, y posee grandes extensiones de bosques y selva tropical que cubren unos 200.000 km2 (el 45% de su superficie) y albergan más de 15.000 plantas diferentes, de las que aproximadamente 1.500 son endémicas.

El exotismo y belleza de su amplísima variedad de flores, como las que aparecen en esta imagen captada en Thon Vinh Ninh (Distrito de Tien Hái, Provincia de Thai Binh), es ciertamente elocuente, con una constante prodigalidad cromática.


Pescador fluvial vietnamita del área de Quang Lich (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) junto a su hijo pequeño.

Puede apreciarse la enorme fortaleza física de este hombre de aproximadamente 1´70 m de altura y 82 kilos de peso, producto de una dieta formada por peces, crustáceos, arroz y productos lácteos de alto contenido energético derivados del búfalo de agua en sinergia con una gran actividad física diaria (que optimiza la multiplicación mitocondríaca en células y su transformación en energía), en especial el alzado a pulso mediante polea simple de la enorme red de pesca fluvial construida por él mismo y que precisa una enorme fuerza, sobre todo en la fase inicial en la que contiene un mayor volumen de agua, todo ello unido a su trabajo constante en labores agrícolas cultivando de modo manual tradicional todo tipo de productos en las zonas próximas a su vivienda junto al pequeño río.

Se trata de un ejemplo muy vívido de adaptación al biotopo mediante una gran capacidad atlética presidida por una enorme fuerza y potencia, no exenta de agilidad y acompañada por una notable resistencia a la fatiga, además de la base genética y un enorme impulso psicológico muy consolidado por el afán de supervivencia y sobre todo por el deseo de sacar adelante a su familia.


Planta endémica en Thon Giao Lac (Distrito de Tiên Hai, Provincia de Thai Binh). La vegetación crece por doquier en Vietnam a ritmo vertiginoso y convive con las infraestructuras hechas por el hombre.


Agricultor en Vu An (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).

Los productos agrícolas vietnamitas figuran por méritos propios entre los mejores del Sudeste Asiático, gracias a su variedad, cantidad y calidad que les hace ser muy apreciados en los mercados internacionales.

A todo ello contribuye poderosamente un factor clave: la ingente abundancia de recursos hídricos: lluvias copiosas, profusión de acuíferos subterráneos y una enorme red fluvial formada por aproximadamente 3.500 ríos (13 de ellos de gran tamaño y longitud), siendo especialmente relevantes en esta faceta los Deltas del Río Rojo y del Mekong, que suman el 70% de agua del país.


Las motocicletas de pequeña cilindrada gozan de enorme difusión en Vietnam desde principios de los años noventa, siendo la marca japonesa Honda la elección mayoritaria.

Aquí vemos a un usuario vietnamita en Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) arreglando él mismo una pieza estropeada de su Honda Wave 110 de cinco años de antigüedad, 109.1 cm3 con motor monocilíndrico de 4 tiempos OHC refrigerado por aire de 8.5 C.V de potencia, transmisión semiautomática de 4 velocidades, alimentación mediante carburador de encendido CDI con avance electrónico, 95 kg de peso y velocidad máxima de 105 km /h.


En Marzo de 1998, Honda inauguró su primera fábrica en Vietnam, previendo el enorme futuro y posibilidades de mercado de este país, y desde entonces, la marca japonesa ha fundado muchos concesionarios por toda la nación y ha incrementado sus esfuerzos por ofrecer a los ciudadanos vietnamitas motos con la mejor relación calidad/precio posible, y sobre todo con una gran fiabilidad, ya que los habitantes de este país son grandes aficionados a las motos, estudian en profundidad los distintos modelos y prestaciones y generalmente no desean en absoluto clones de escasa fiabilidad, fabricados con componentes de baja calidad y que den problemas, sino motos Honda genuinas.


En este sentido, desde un punto de vista histórico, Vietnam representa en gran medida el pleno éxito y culminación de uno de los más importantes sueños de Soichiro Honda iniciado en 1958 con la Honda Super Cub (el modelo más vendido de todos los tiempos y con el que tanto la Wave 100 como la Wave 110 poseeen abundantes rasgos comunes): la construcción de motos de pequeña cilindrada. precio muy económico, enorme fiabilidad de motor, sencillez mecánica, muy bajo consumo de combustible, autonomía superior a los 200 km, gran estabilidad y que pudieran ser utilizadas por todo el mundo.


Vietnam es un país en el que un porcentaje muy elevado de sus habitantes sienten desde su más temprana infancia una gran pasión por el motociclismo, como este niño de Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh) y adquieren motos Honda de pequeña cilindrada, siendo las Honda Wave 100, Honda Wave 110 y la Honda Wave Alpha 125 los modelos más extendidos. Los vietnamitas poseen excelentes conocimientos de mecánica motociclística, de la que son muy entusiastas, y con frecuencia son capaces de solucionar por sí mismos cualquier tipo de avería o reparar piezas que hayan podido romperse, además de realizar una muy buena puesta a punto de sus motos.


Detalle del motor de 110 cm3, carburador y tubo de escape de una Honda Wave 110, cuya planta motriz (al igual que la de la Honda Wave 100) posee un tamaño similar al de las Hondas Super Cub, con la que comparten montura, a diferencia de la Honda Wave Alpha 125 que incorpora un motor más grande, incompatible con las monturas de las Hondas Wave 100 y 110.

La Honda Wave es un modelo enormemente popular en Vietnam, debido a su precio asequible y a una probada alta fiabilidad y duración en el tiempo, realzada por el cambio de marchas sin maneta de embrague y el motor en posición delantera que favorece una alta estabilidad, con el beneficio añadido del muy amplio surtido disponible de piezas de transmisión y de que son fácilmente personalizables, sin olvidar el hecho trascendental de su muy bajo consumo: 1,76 litros/100 km, por lo que su depósito de 3,7 litros garantiza una autonomía de más de 200 kilómetros.


Barcazas de transporte de mercancías en el río Kien Giang a su paso cerca de Thôn Dông Thành (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).

Puede apreciarse en imagen la abundantísima vegetación constante en ambas márgenes del río, con exuberancia de plantas y flores de las más variadas especies, así como palmeras tropicales y especies endémicas de árboles.

Los muy altos niveles de humedad y calor imperantes generan una muy singular canícula que realza la incomparable belleza de esta ancestral vía fluvial y sus aledaños.


Las mujeres vietnamitas colaboran en las tareas del campo, ataviadas con ropas de variados colores,


y el típico sombrero cónico Nón Lá realza su legendaria belleza. Cerca de An Boi (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).


Fábrica artesanal de lápidas funerarias en Thon Doan Ket (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).

Además del pueblo de Hai Dong (Provincia de Da Nang, en el área costera este central de Vietnam, zona por antonomasia del país tradicionalmente dedicada a la talla de esculturas en piedra, de la que viven más de 600 familias), el tallado artesanal de la piedra, realizado sobre todo en granito, mármol y arenisca, es otro de los aspectos más destacados de la zona del Delta del Río Rojo y sus diferentes provincias, donde siempre han tenido fama los artistas dedicados a este oficio, caracterizados por su enorme habilidad, destreza manual, paciencia y meticulosidad, así como por sus peculiares técnicas de trabajo que les permiten crear obras únicas.

Célebres son en este sentido la aldea de escultura de Nhan Hien (comuna de Thuong Tin, Hanoi) especializada en figuras de animales, Budas y relieves y en la que artesanos de renombre como Nguyen Minh Phu están realizando una meritoria labor divulgativa y de exportación a Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Suecia, Dinamarca y otros países, y la comuna de Phung Chau (Distrito de Chuong My, Hanoi) en la que existen diez grandes talleres en los que trabajan trescientas personas fabricando a mano todo tipo de esculturas talladas en piedra con un soberbio nivel de detalle y belleza de diseños en distintos estilos y tamaños, tanto para interiores como exteriores, mediante ancestrales técnicas especiales enseñadas por el experto artesano Nguyen Van Cung,


La bicicleta constituye el segundo medio de transporte más utilizado en Vietnam tras las motos de 100, 110 y 125 cc. Cerca de Ha Long (Provincia de Nam Dinh).


Antiguo cementerio junto al río Kien Giang a su paso entre Quang Binh y So Choc (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh).


Lugareño fumando tabaco local Thuôc Lào en una pipa especial artesanal de 45 cm de altura hecha de bambú.Thanh Nê (Distrito de Kien Xuong, Provincia de Thai Binh)